SI ALGO SIGUE PENDIENTE EN ESTA PANDEMIA ES UN AMPLIO RECONOCIMIENTO NACIONAL A LAS FARMACIAS POR SER UN SERVICIO PÚBLICO

Como parte del cierre de las actividades que en comunicación institucional viene realizando la Federación Argentina de Cámaras de Farmacias (FACAF), el titular de la entidad, Miguel Angel Lombardo, agradeció y felicitó a todas las farmacias del país “más allá de la pertenencia a cualquier organización, por la dedicación, el esfuerzo, la excelencia y la responsabilidad” con la que estuvieron presentes para atender a los ciudadanos durante una situación pandémica tan complicada.

El presidente de la Federación, que agrupa a más de cinco mil farmacias en todo el territorio nacional, explicó además que “Si algo quedó demostrado claramente en los momentos más críticos de la pandemia es el rol fundamental de la farmacia, no sólo en los grandes centros urbanos sino también en la periferia donde muchos vecinos no podían llegar a los hospitales. Por eso creo que si algo sigue pendiente, es el reconocimiento amplio de las autoridades nacionales a la farmacia – en muchas provincias ya fue manifestado- como un servicio público porque permaneció abierta ininterrumpidamente, aún con contagios y complicaciones. Siempre estuvo y está para atender a los pacientes.”, dijo Lombardo, aunque destacó que recientemente el ministerio de Salud nacional emitió una disposición para considerar a la actividad farmacéutica como integrante de la atención primaria de la salud.
“La pandemia aceleró un futuro en la actividad farmacéutica que nosotros veníamos venir, respecto a la comunicación, los recursos tecnológicos y la tradicional atencion. Hubo una rápida adaptación a ir más allá del mostrador, incorporar la receta electrónica, asistir online a los pacientes y evacuar las necesidades de quienes no podían salir de sus hogares”, aseguró además Lombardo.

Y agregó el dirigente: “También se precipitaron algunos conceptos como que las farmacias se desarrollan en los grandes centros comerciales. Un historiador español decía que la farmacia siempre desde la fundación de las regiones estaba al lado del correo, del almacén, de la Iglesia y de la comisaría. Hoy todas esas actividades también se modificaron. Las comisarías están en la calle, en vehículos, el correo ya no es tal y la iglesia tiene distanciamiento social. Y la concepción de que la farmacia está en un lugar donde pasa mucha gente cambió. Quedó demostrado que la farmacia no termina en el mostrador, sino que se proyecta hacia afuera, la competencia es distinta, las herramientas que tiene que utilizar también lo son. No existe sólo oferta de medicamentos, hay otros componentes que la sociedad demanda y necesita. La farmacia creció, tiene más cercanía con los vecinos, mejoró la dispensa del barrio, de las que están más alejadas. Por eso decimos que la pandemia aceleró los pasos hacia un futuro distinto en la actividad”.

Acerca de ese futuro el presidente de la FACAF dijo que “La farmacia va a tener que comprender a todos sus integrantes, no sólo al profesional sino también al empresario, a los empleados, a la familia farmacéutica. Es un desafío comprender que su papel en la sociedad es la atención primaria de la salud y que hay que trabajar para el mejor nivel y servicio, estar preparados para una atención diferente y mucho más calificada”.

Finalmente Lombardo hizo llegar un mensaje a todos los farmacéuticos del país. “En estas fiestas tenemos una ventanita para el reencuentro, pero la pandemia no ha cesado, tenemos un gran avance con las vacunas, pero debemos seguir en alerta permanente para la salud de la población”.