“EN UNA TIERRA ARIDA Y DIFICIL LOS FARMACEUTICOS TRABAJAMOS PARA CRECER Y MEJORAR CADA DIA MAS EN LA ACTIVIDAD”

María Dolores Morón, integrante de la Cámara de Farmacias del Chubut -institución agrupada en la FACAF- atesora una historia con aristas románticas sobre su ingreso a la actividad farmacéutica a la que se dedica desde hace décadas en esa zona patagónica. “Me casé con un hombre que cuando tenía 16 años estaba convencido de fundar una empresa basada en el amor y para que la gente sea feliz. Soñábamos desde jóvenes con ese emprendimiento y con los años lo logramos. Nos desarrollamos y arraigamos en este hermoso lugar del país. Amo esta tierra, tengo a mis hijos a mis nietos. Es una tierra árida y difícil, pero queremos que crezca cada día más”, contó la profesional que reside en Comodoro Rivadavia.

Morón es licenciada en Ciencias de la Educación, actividad que ejerció poco tiempo. Después llegó su dedicación completa y en familia a la actividad farmacéutica. “Comenzamos con una pequeña distribuidora de soluciones parentales, después agregamos drogas oncológicas que se necesitaban mucho en estos lugares alejados. Una década después decidimos llegar al público y abrir nuestra primera farmacia. En la actualidad somos responsables de 18 establecimientos de expendio y una droguería. Nuestra filosofía es trabajar para construir entre todos un lugar en el que podamos desarrollar nuestra actitud de ser felices”, dijo la tesorera de la Cámara de Farmacias del Chubut.

Según Morón, la tarea farmacéutica en la zona Patagónica requiere de mayores esfuerzos con relación a otros lugares del país. “Estamos muy alejados y con limitaciones en el acceso a los productos. Por eso los farmacéuticos de Chubut estamos obligados a tener un mayor stock y contar un importante capital para ello. En pandemia nos vimos perjudicados por la restricción en los vuelos, menor conectividad y frecuencia en los traslados Nosotros recibimos la mercadería desde Capital Federal o Bahía Blanca, pero cuando llegan las entregas nos tenemos que encargar de trasladarla a las distintas bocas, algunas ubicadas a más de 500 kilómetros, con costos altísimos a nuestro cargo”, explicó.

Agregó además “En esta zona se reduce también la rentabilidad porque tenemos un 30 por ciento que se abona a los colaboradores por zona desfavorable, es un plus que por supuesto corresponde y se necesita, pero que tiene que hacerse cargo la empresa, cuando los productos tienen el mismo valor costo que en el resto del país donde no se abonan estas bonificaciones. Creo que es una alternativa que habría que contemplar”.

Hace pocos días, Morón participó desde la Cámara de Farmacias de Chubut en un encuentro con más de 30 farmacéuticos de la zona para intercambiar ideas y coordinar tareas para el mejoramiento de la actividad. “Todos coincidimos en que es necesario aunar esfuerzos, consensuar, capacitar fuertemente para lograr un mayor desarrollo. Encontramos en ellos ganas de desarrollarse y crecer. Y la formación es un pilar fundamental, desde no equivocarse con un producto, hasta el mejor asesoramiento para los pacientes, cómo trabajar en los traslados de productos que requieren cadena de frío, las maneras correctas de almacenamiento, entre otros temas”.

La profesional aseguró que “trabajar en equipo multiplica los resultados, los potencia y los eleva a capacidades infinitas” y destacó como un importante logro de la Cámara de Farmacias de Chubut haber podido “reducir el aporte de los socios en un 50 %, de manera que ese ahorro lo ganan en rentabilidad. Sería un buen ejemplo a seguir por otras cámaras, que sepan que hay alternativas para bajar costos y mejorar la actividad”.