FACAF GARANTIZA LA PROVISIÓN DE PAÑALES A LOS AFILIADOS AL PAMI

A partir de una importante intervención de las farmacias de todo del país, quedó garantizada la provisión de pañales a los beneficiarios del PAMI, en las mismas condiciones que venía ocurriendo en los últimos meses. Aún en medio de las restricciones y limitaciones que impone la pandemia de Coronavirus a vastas regiones, los farmacéuticos mantienen el compromiso como sostén de la salud pública y mantiene ese servicio clave para un sector vulnerable de la sociedad.

Según informó hoy la Federación Argentina de Cámara de Farmacias (FACAF), que agrupa a más de 5000 locales en toda la Argentina, ante el vencimiento de la licitación vigente para la provisión de los pañales descartables y por el requerimiento por parte de las industrias de otras condiciones para la entrega, se intentaron alternativas de urgencia para no interrumpir un servicio tan requerido y de alta necesidad para las personas mayores.
“Luego de mucho trabajo, se logró acordar que los productores de pañales suspendieran sus pretensiones económicas de aplicar nuevos aumentos y al mismo tiempo los farmacéuticos acordamos postergar nuestra rentabilidad para no interrumpir este servicio esencial” explicó el titular de la FACAF, Miguel Angel Lombardo.

FACAF informó que “pese a este contexto y de que el precio de los pañales se sigue manteniendo sin aumento desde el mes de febrero, los farmacéuticos seguimos al frente, defendiendo las necesidades de los filiados al PAMI”.
“Debemos destacar el papel responsable y componedor del Sr. Carlos Villagra, secretario General del sindicato de Farmacias Mutuales y sindicales, como así también, la actitud asumida por las autoridades de PAMI en el marco de estas gestiones y reiterar que nuevamente las farmacias Argentinas hemos dado muestra de solidaridad y compromiso”, dijo el presidente de FACAF, Miguel Angel Lombardo.

Hace dos semanas y cuando estaba próximo a caducar el convenio vigente entre los productores de Higiénicos Descartables de Emergencia (pañales, apósitos, etc) y el PAMI, se produjo un estancamiento en las negociaciones cuando los industriales requirieron aumentos de entre el 23 y el 28% para continuar con el servicio. Las autoridades del PAMI manifestaron entonces la imposibilidad de disponer de incrementos y comenzaron a estudiar la alternativa de otorgar algún tipo de subsidio a los beneficiarios de la obra social, pero mientras tanto la provisión quedaría interrumpida.

Es por ello que la FACAF resolvió intervenir activamente para intentar avanzar en un acuerdo que no ponga en riesgo la prestación. “Entendemos que si bien los costos de esos productos han aumentado y desde febrero no se actualizan los precios, en medio de una pandemia es necesario apoyar a un sector tan sensible como los jubilados. Se logró mantener la prestación , porque estamos convencidos que en esta realidad hay que privilegiar la salud de la población por encima de la rentabilidad de fabricantes y los farmacéuticos”